Roedores

Roedores

Datos Generales:

Son “Comensales” lo que significa que viven fuera y dentro del hogar siempre cerca del hombre en los lugares donde vale la pena estar.

Son mamíferos muy prolíficos que tienen aproximadamente un año de promedio de vida.

Sólo cuando un establecimiento está muy infestado se les puede ver, pero se detectan por los daños que causan, por la presencia y el tamaño de los excrementos fecales, por la orina, por las pisadas y las marcas del arrastre de la cola que se pueden ver en los locales muy sucios cerca de las paredes o a lo largo de cercos o debajo de arbustos, por las manchas de olorosa suciedad, grasientas y oscuras, por los pelos sueltos que pueden encontrarse en las cañerías, vigas, cercanías de las madrigueras y por ruidos característicos propios de roeduras, rasguños, corridas y chillidos de las crías en techos y altillos y por los ruidos de las riñas de los machos disputándose las hembras, el territorio o el predominio dentro de un grupo.

Hábitos:

Todos los roedores tienen en común el hábito de roer, lo que les ha dado el nombre a este grupo de mamíferos. Sus incisivos crecen constantemente (8 a 12 cm por año).

Los roedores son muy voraces, capaces de consumir hasta un 10% de su peso cada día, son grandes consumidores de granos, los que comparten el hábitat humano también comen pan, papel, sogas, manteca, jabón, velas de cera, queso, tocino, etc. Sus dientes incisivos inferiores dejan dos surcos característicos en aquello que muerden.

Normalmente los roedores actúan por la noche guiados por su desarrollado sentido del tacto, oído, olfato y kinestético. En cuanto a la vista tienen escasa agudeza visual siendo muy sensible a los cambios de luminosidad, evitan pasar por sectores iluminados.

Especies:

Las principales especies que causan problemas son:

  • Rata noruega (Rattus norvegicus)
  • Rata de los tejados (Rattus rattus)
  • Ratón común de casa (Mus musculus)

Daños:

  • Necesidad compulsiva de roer.
  • Portadores de gérmenes patógenos.
  • Enfermedades: salmonelosis, leptospirosis, hantavirus, ricketsias.
  • Consume y contamina alimentos.
  • Trasmite pulgas y parásitos dentro de las construcciones.
  • Molesta a los inquilinos y causa ansiedad.
  • Causan daño económico y estructural.
  • Causan incendios.

Recomendaciones:

  • Reducir las fuentes de alimentos, agua y escondites esenciales.
  • Modificación estructural para evitar que los roedores tengas accesos.
  • Limpieza periódica de rincones y sitios oscuros .
  • Las claves para el control de roedores son el saneamiento y la exclusión.